29 de Abril 2020 Economía
La crisis de la innovación y la promesa del 5G

Juan Ignacio Catá | Buenos Aires, Argentina

 

 

Hace unos días encontré un artículo titulado Liderazgo y la Crisis de la Innovación de Alf Rehn, autor del libro Innovation for the Fatigued: How to Build a Culture of Deep Creativity.

 

Rehn es profesor de la Universidad de Southern Denmark y consultor estratégico para emprendimientos y empresas dentro del Fortune 500, donde expresa:

 

“En pocas palabras, la innovación tiene un problema de liderazgo. Hay innovación, pero demasiado de esto se hace sin ningún propósito profundo y significativo. En cambio, va donde está el dinero, donde están las soluciones fáciles, siguiendo el camino de menor resistencia. Un verdadero líder en innovación protestaría por esto, exigiría que la innovación tenga impacto y propósito y un significado más allá de dólares y centavos, pero como carecemos de tales líderes, la innovación se enfoca en presumidos poco profundos”. (2019)

 

Para graficar lo que Rehn dice: vemos como todos los años salen nuevos celulares, nuevas computadoras y distintos gadgets tecnológicos, pero lo único que ofrecen son mejores cámaras, procesadores, pantallas y alguna que otra nueva función, nada que cambie radicalmente la experiencia del usuario.

 

En 2007, de la mano del Steve Jobs, Apple Inc. introdujo el primer iPhone: un teléfono que cambió para siempre los paradigmas de la telefonía celular, la computación y numerosas industrias como la medicina (junto con el iPad), la fotografía, música, etc. El iPhone fue un producto que sentó las bases de cómo deberían ser los celulares, con un formato, diseño y utilidades que, luego de 12 años, sigue siendo el más utilizado.¿Pero en qué se diferencia Apple del resto de las compañías? ¿Acaso no hay decenas de compañías de celulares y computadoras que puedan realizar los mismos productos?

 

Algo que caracterizó a Apple en la era de Steve Jobs fue que los encargados de desarrollar sus productos más innovadores y exitosos (iPod, iPhone, iPad, etc.) pensaban y creaban productos para ellos mismos. Insatisfechos con lo que el mercado les ofrecía, decidieron embarcarse en la aventura de desarrollar productos disruptivos que pudieran satisfacer sus propias expectativas y las de sus consumidores. Tenían un propósito detrás, más allá de venders.

 

Sinek, consultor organizacional y autor del best seller Start With Why, pone de ejemplo a Apple como empresa innovadora:

 

“Apple no tiene control total sobre las buenas ideas; hay pensadores inteligentes e innovadores en la mayoría de las empresas. Pero las grandes compañías les dan a sus empleados un propósito o desafío en torno al cual desarrollar ideas en lugar de simplemente instruirlos para que hagan una mejor trampa para ratones. Las compañías que estudian a sus competidores con la esperanza de agregar las características y beneficios que harán que sus productos sean “mejores” solo están trabajando para afianzar a la compañía en LO QUE hace. Las empresas con un claro sentido de POR QUÉ tienden a ignorar a su competencia, mientras que aquellas con un borroso sentido de POR QUÉ están obsesionadas con lo que otros están haciendo”. (2009, p. 110)

 

La crisis de innovación a la que hace referencia Rehn se ve reflejada en otros ámbitos del mercado de consumo, además del de la tecnología. Por ejemplo, la industria del cine. En los últimos años se ha hecho moneda corriente la producción de “remakes” de diversas películas clásicas o la práctica de relanzar obras en formato “live-action”, es decir, recrear la misma película pero utilizando actores reales o recreados digitalmente, pero lo más fieles posibles. También podemos mencionar la práctica de publicar secuelas de obras clásicas que a habían cerrado su trama. Vemos de qué manera se prioriza la producción para recaudar más que por el arte en sí.

 

Ahora bien, ¿cuál es el punto de todo esto? ¿Se puede revertir esta situación? ¿O tenemos que esperar la llegada de algún mesías que nos muestre el camino hacia la innovación?

 

Si bien es cierto que cada determinado tiempo en la historia aparecen “profetas” que marcan el camino en distintos aspectos de la vida, no necesariamente debe ser este el único desencadenante para cambios profundos en las industrias de consumo masivo. Muchas veces, son los avances tecnológicos los que permiten desarrollar nuevos productos que antes eran impensados o muy costosos de desarrollar. Un ejemplo de esto es la PC, a las que a mediados del siglo XX sólo los Estados y las grandes empresas podían acceder, pero que una baja en los costos de los componentes y la disminución de su tamaño las hizo asequibles para el hombre de a pie.

 

Nos encontramos en este momento a las puertas de lo que puede ser una nueva revolución tecnológica. El Internet of Things (IoT) describe la red de objetos físicos (cosas) que llevan sensores integrados, software y otras tecnologías con el fin de conectar e intercambiar datos con otros dispositivos y sistemas a través de Internet. Estos dispositivos abarcan desde objetos domésticos cotidianos hasta sofisticadas herramientas industriales. A pesar de existir más de 7.000 millones de dispositivos de IoT conectados en la actualidad, es un concepto que todavía tiene mucho para desarrollar. Es inminente la llegada de la tecnología de internet móvil 5G, que se diferencia del 4G por permitir una velocidad de navegación hasta 10 o 20 veces más rápida que las actuales conexiones móviles. Esto desencadenaría una revolución en distintas industrias y nuevos conceptos como Smart Cities o Smart Buildings, vehículos autónomos conectados entre sí o avances en la Medicina Digital, como se aprecia en el gráfico de abajo.

 

IHS Markit (2019). The promise and potential of 5G: Evolution or revolution?.

 

Para concluir, a pesar de esta falta de innovación, estamos a las puertas de algo nuevo que puede llevar al mundo a una nueva revolución tecnológica e industrial. Será cuestión de esperar al desarrollo de los próximos años para ver si las compañías saben aprovechar estos nuevos avances, o si es sólo un espejismo.

 

 

Referencias bibliográficas

 

Rehn, A. (2019). Leadership and the Innovation Crisis. Recuperado de https://www.greatleadershipbydan.com/2019/06/leadership-and-innovation-crisis.html

 

Sinek, S. (2009). Start with Why: How Great Leaders Inspire Everyone to Take Action. Nueva York: Penguin Publishing Group.

 

IHS Markit (2019). The promise and potential of 5G: Evolution or revolution?. Recuperado de: https://cdn.ihs.com/www/pdf/0419/IHS-Markit-Technology-5G-The-Promise-Potential.pdf

 

 

* * * * *

 

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen al autor del artículo y no necesariamente son las de la Fundación Rioplatense de Estudios.

 

COMPARTIR

11172027_photo-1451187580459-43490279c0fa.jpg

NOTICIAS RELACIONADAS

10142126_9Pesos.jpg

13 de Agosto 2020

Economía

El Estado argentino y sus fuentes de financiamiento

10212025_brecha-salarial1.jpg

16 de Abril 2020

Economía

Brecha salarial: la incidencia de las decisiones individuales

10142120_jub.jpg

04 de Abril 2020

Economía

El Estado argentino muestra nuevamente su peor cara

10212008_D3ycfVGWwAA8Ff71.jpg

11 de Abril 2019

Economía

¿Riesgo local o contexto internacional?

11081956_images.jpg

24 de Mayo 2018

Economía

Precisiones en torno a la crisis cambiaria

"El avance y la difusión del conocimiento son los únicos guardianes de la verdadera libertad"

James Madison

diseño y desarrollo: Creatica