13 de Agosto 2020 Economía
El Estado argentino y sus fuentes de financiamiento

Francisco Isetta | Buenos Aires, Argentina

 


Recientemente en Argentina se alcanzó el Día de Liberación Fiscal. Es decir, a partir de ahora y por lo que resta del año, todo argentino trabajará para sí mismo luego de haberlo hecho para el Estado durante 200 días aproximadamente contribuyendo con impuestos. Además, también en estos últimos días tuvo lugar un hecho de gran relevancia, que fue el acuerdo con parte de los acreedores para la reestructuración de la deuda soberana.


Estos dos hechos que coincidieron temporalmente, comparten a su vez otra característica mucho más significativa: ambos reflejan la saturación de las vías de financiamiento por parte del Estado argentino. Y como si esto fuera poco, también la vía monetaria es llevada al extremo, acumulando más de un billón de pesos emitidos en la primera mitad del año. Es decir, el Estado argentino es tan grande que necesita agotar al máximo las tres fuentes de recursos con las que cuenta, impuestos, endeudamiento y emisión, y aun así no le es suficiente, pues todas están actualmente en situación delicada.


Lamentablemente, las tres situaciones generan enormes perjuicios no solo a nivel país, sino de manera directa en cada ciudadano. La elevada presión tributaria reduce la riqueza de los contribuyentes y genera distorsiones sobre los precios. El alto endeudamiento y sus consecuentes defaults imposibilitan o encarecen el acceso al crédito. Y la emisión monetaria resulta en elevadas tasas de inflación, castigando a quienes menos recursos tienen. Todas ellas tienen como consecuencia última el desincentivo a la producción, la innovación, el ahorro, la inversión, el crecimiento y el progreso.


Sin embargo, es sabido que esto no es nuevo en nuestro país, pues muchas de nuestras crisis a lo largo de la historia han tenido que ver con estos factores. Y lo que es más sorprendente aún, es que casi nunca fue suficiente para solventar los gastos, pues la gran mayoría de los años desde el 1900 a la fecha fueron de déficit para la Argentina.


Evidentemente, lo que resulta de todo esto es que el Estado argentino genera un gasto que es imposible de afrontar, producto de intentar abarcar actividades que no le corresponden, junto con un asistencialismo creciente. Por lo tanto, no alcanza solo con posponer los pagos de deuda para más adelante, pues eso es solo trasladar el problema a futuro, y nos encontrará en la misma situación. Es necesario transformar al Estado en uno más eficiente y financiable, que permita tomar un sendero de superávit fiscal sin la necesidad de asfixiar a los ciudadanos.

 

 

* * * * *

 


Las ideas aquí expresadas pertenecen al autor del artículo y no necesariamente son las de la Fundación Rioplatense de Estudios.

 

COMPARTIR

11172015_9Pesos.jpg

NOTICIAS RELACIONADAS

10142153_photo-1451187580459-43490279c0fa.jpg

29 de Abril 2020

Economía

La crisis de la innovación y la promesa del 5G

10212025_brecha-salarial1.jpg

16 de Abril 2020

Economía

Brecha salarial: la incidencia de las decisiones individuales

10142120_jub.jpg

04 de Abril 2020

Economía

El Estado argentino muestra nuevamente su peor cara

10212008_D3ycfVGWwAA8Ff71.jpg

11 de Abril 2019

Economía

¿Riesgo local o contexto internacional?

11081956_images.jpg

24 de Mayo 2018

Economía

Precisiones en torno a la crisis cambiaria

"El avance y la difusión del conocimiento son los únicos guardianes de la verdadera libertad"

James Madison

diseño y desarrollo: Creatica