06 de Marzo 2019 Derecho
A más de media década de la legislación de la marihuana legal: resultados y observaciones

Sebastián Mira | Montevideo, Uruguay

 

El 25 de diciembre de 2013, Uruguay se convertía en el primer país del mundo en el que el Estado se encargaría de controlar el cultivo, empaquetado y venta legal de marihuana en las farmacias. Más de media década después de su legalización, nos preguntarnos qué tan efectivo ha sido este proyecto para combatir al narcotráfico y su impacto social.

 

El consumo de marihuana no es ninguna novedad. Los chinos ya la usaban hace miles de años con fines medicinales. Sin embargo, aunque actualmente su legalización en Uruguay (y en otros lugares del mundo) minimice sus consecuencias, no caben dudas que es también una droga poderosa que en algunas circunstancias resulta perjudicial para la salud.

 

Hasta mediados del siglo XX, muy poco era conocido con exactitud acerca de la marihuana y sus componentes, hasta que un químico orgánico de nombre Raphael Mechoulam junto a su equipo, en la ciudad de Tel Aviv, Israel, lograron aislar el tetrahidrocannabinol (THC), principal componente activo de la planta. Al mismo tiempo descubrieron el cannabidiol (CBD), otro compuesto de relevancia con gran potencial de para el uso médico, pero sin ningún efecto psicoactivo en personas.

 

Es posible explicar el efecto psicoactivo de la marihuana brevemente de la siguiente forma: el THC (su principal componente de esta índole) presenta gran similitud con los químicos cannabinoides que el cuerpo produce naturalmente. Los cannabinoides funcionan como neurotransmisores, es decir, mandan mensajes químicos entre las células del sistema nervioso. Estos neurotransmisores afectan regiones del cerebro que influencian el placer, la memoria, concentración, coordinación del movimiento y percepción sensorial. Debido a la similitud estructural entre los cannabinoides producidos normalmente por nuestro organismo y el THC, este último puede adherirse a las moléculas llamadas receptores cannabinoides (las cuales interactúan en las funciones mencionadas previamente), activándolas y modificando así sus funciones. Esto está asociado a la rápida liberación de endorfinas, serotonina y dopamina, hormonas responsables de la sensación de felicidad y placer.

 

Por último, cabe destacar que el sistema endocannabinoide es la red de comunicación neural que usa estos neurotransmisores y juega un papel muy importante en el desarrollo y funcionamiento normal del sistema nervioso. Por lo tanto, interferir frecuentemente con este sistema durante su desarrollo puede llegar a tener efectos graves. Estos pueden variar desde depresión, pérdida de memoria, ansiedad o psicosis, hasta cáncer de pulmón, garganta o lengua.

 

En nuestro país, la primera legislación con respecto a la marihuana estuvo dada por el decreto-ley 14.294 de 1997, en el cual se derogó la ley 9.692 de 1937, regulándose entonces la comercialización y uso de drogas y estableciendo medidas contra su tráfico ilícito. Esta ley definió, con algunas excepciones como la investigación o uso medicinal, que la plantación, tráfico o posesión de cannabis sería penada con cárcel, salvo las personas que tuvieran una cantidad mínima destinada exclusivamente para consumo personal.

 

La actual legislación establece que los ciudadanos o residentes mayores de 18 años, luego de haberse registrado, podrán adquirirla en farmacias autorizadas (hasta 10 gramos por semana), con un máximo de 40 gramos mensuales. Además se permite tener hasta seis plantas con un máximo de 480 gramos de cosecha anuales; y se puede cultivar en clubes con membresía.

 

Según datos proporcionados por el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA), en febrero del 2019 había 34.199 personas habilitadas para comprar en farmacias, 6.854 cultivadores y 116 clubes con membresía en todo el país. En total, quienes participan en el mercado legal de la marihuana llegan a las 42.000 personas de un estimado de 155.000 consumidores en Uruguay. Es decir, se estima que solo el 27% de los consumidores han pasado a la “legalidad”, un freno que puede deberse a las condiciones que impone la ley.

 

Por otro lado, según datos del Observatorio Uruguayo de Drogas junto a Monitor Cannabis, el incremento en el consumo de los más jóvenes (15 a 18 años) es de 14,8% a 20.7% (un aumento del 39%). Entre los 19 y 24 años se detecta un crecimiento del 23,1% al 31,1%. En general, el consumo de marihuana en Uruguay entre los mayores de 15 años ha crecido de manera sostenida desde el año 2014 pasando del 9,3% de la población al 15,3% en 2017.

 

El objetivo principal de esta ley, o al menos bajo la idea por la cual fue vendida, era “acabar con el narcotráfico y toda violencia relacionada a este”, pero lejos de desaparecer, el mismo está cobrando cada vez más fuerza: los enfrentamientos entre bandas narcotraficantes se extendieron más allá de Montevideo y hoy se observan diariamente en ciudades como Chuy, San Carlos y Minas.

 

Según datos del Ministerio del Interior, los enfrentamientos entre bandas criminales vinculadas al tráfico de droga representan hoy casi seis de cada diez homicidios ocurridos en Uruguay, cifra que en el 2012 representaba menos de tres de cada diez.

 

La regulación en el mercado de la marihuana no solo buscaba sacarles negocio a los narcotraficantes, sino también alejar a los consumidores de lugares donde también se ofrece pasta base y cocaína.

 

No obstante, la regulación de la marihuana tuvo problemas en llegar a los sectores más pobres. Según datos del Ministerio de Educación y Cultura (2017–2018), el 40,7% de quienes compraron marihuana en farmacias tienen nivel educativo terciario, cuando dentro del quintil más pobre solo el 2% llega a ese nivel educativo.

 

Al día de hoy, Uruguay sufre críticas por parte de Europa por ser el “nuevo centro mundial de narcotráfico”, luego de la incautación de 4.500 kilos de cocaína en el puerto de Hamburgo con procedencia del puerto de Montevideo y 603 kilos más en Francia provenientes del aeropuerto de Carrasco.

 

Podemos afirmar entonces que la legislatura aprobada no solo no cumplió con su papel de acabar con el narcotráfico, el cual moviéndose a actividades más lucrativas creció aceleradamente, sino que además no alcanzó para llevar a la legalidad a la amplia mayoría de sus consumidores.

 

A su vez, la ley falló en presentar campañas publicitarias, políticas públicas y de salud que desalienten o muestren los riesgos de su consumo regular, conclusión que surge ya que entre el 2014 y 2017 su consumo aumento más de un 50% en la población general.

 

Para finalizar, uno de los principales temores desde el comienzo de la legislación ha sido el registro obligatorio tanto para cultivadores en su propia casa, como quienes compran en farmacias o los que integran los clubes. Por otra parte, un Estado que no puede asegurar la seguridad, salud y educación no debería ponerse a comercializar droga. El Estado no debería ser el principal productor y vendedor de la marihuana.

 

Considero entonces que no solo se deberían de mantener únicamente los artículos que autorizan el autocultivo y los clubes de fumadores, sino que también se debería flexibilizarlos, eliminar al Estado como intermediario y que el mismo se limitase únicamente a la promoción de la salud desde la temprana edad para tratar de prevenir adicciones, en conjunto con medidas duras e inflexibles para el narcotraficante.

 

* * * * *

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen al autor del artículo y no necesariamente son las de la Fundación Rioplatense de Estudios.

 

 

COMPARTIR

11081943_l1534235720.jpg

NOTICIAS RELACIONADAS

08021237_Formatofotoweb.png

02 de Agosto 2021

Derecho

LUC: dinámica, fundada y urgente

07011705_Formatofotoweb.png

02 de Julio 2021

Derecho

Desafíos del sistema previsional en Uruguay

03251933_FORMATOFOTOWEB.png

26 de Marzo 2021

Derecho

Sobre aborto y libertarianismo

11201450_mercado.png

20 de Noviembre 2020

Derecho

El mercado laboral en Uruguay

10142159_Parlamento-Uruguay-e1.jpg

25 de Junio 2020

Derecho

¿Laissez faire o intervencionismo?

10142156_descarga1.png

08 de Junio 2020

Derecho

Una piedra en el zapato de la izquierda feminista

10142153_images.jpg

20 de Mayo 2020

Derecho

Sobre los delitos y la importancia de lo simbólico

10142123_Dolar.jpg

05 de Mayo 2020

Derecho

Democracia liberal y economía de mercado

10142120_IMG1958.png

01 de Abril 2020

Derecho

Juristas al Parlamento: el retorno de una sana costumbre

10211905_photo-1579758258316-57081bac8ea8.jpg

18 de Septiembre 2019

Derecho

La transparencia y la hipocresía

"El avance y la difusión del conocimiento son los únicos guardianes de la verdadera libertad"

James Madison

diseño y desarrollo: Creatica