28 de Mayo 2020 Opinión
Blandiendo los derechos humanos

Sebastián Wilson | Montevideo, Uruguay

 

 

Cuando la ideología sobrepasa la razón, las emociones predominan en el discurso y los votos valen más que los votantes, el populismo invade hasta el más grueso de los pilares del derecho individual.

 

La Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo exhortó hace unas semanas al Presidente de la República Oriental del Uruguay a rectificar su decisión de no conceder la utilización de una cadena nacional al PIT-CNT por el 1ro de mayo.

 

Dijo por ahí un filósofo alemán que “dondequiera que viene a beber la chusma, la fuente queda envenenada”. Bastó con dejar que el populismo alcance los lugares más altos del gobierno para que se transformaran en espadas instrumentos que fueron hechos para ser escudos.

 

En el 2008 los notables crearon, la INDDHH con el objetivo de “otorgar mayores garantías a las personas en el goce de sus derechos humanos”. Lo curioso, sin embargo, es que estos derechos que se contemplan en la Constitución de la República ya están amparados por el Poder Judicial. Es este órgano el que se encarga de juzgar, caso a caso, si la normativa fue o no cumplida. Esto lo hace gracias a la potestad que otorga el sistema democrático a los jueces, figuras fundamentales del Poder Judicial, que cuentan con la capacitación académica y la experiencia para juzgar con criterio las denuncias de violación de derechos humanos.

 

Pareciera, sin embargo, que esta división no es suficiente y que esa potestad aparte del Judicial la debería de tener el Legislativo. Pero ni siquiera todo el Poder Legislativo sino un “órgano estatal autónomo que funciona en el ámbito del Poder Legislativo”. Un órgano que no puede ser apelado por los legisladores ni cuestionado por los otros poderes. Una institución cuyo única utilidad real es la de intentar moldear la opinión pública a los cánones ideológicos de quienes la crearon.

 

De todos modos ya es costumbre. Cuando un partido político, de esos que se esfuerzan por decirle al ciudadano lo que quiere escuchar, se propone adoctrinar a los votantes, propaga su agenda política a través de organizaciones que ellos mismos crean a diestra y siniestra; con más predisposición a la segunda. En consecuencia, llega a los órganos más vitales del aparato social el veneno del populismo. Utilizan el dogma de los derechos humanos como un arma para poder criticar a todo el que no reproduzca su agenda y se aseguran de categorizar como tal a todo avance social que logren aprobar mientras mantengan su mayoría parlamentaria. Aquellos familiarizados con el término de inflación entenderán qué es lo que sucede con el valor de un bien cuando pasa de haber poco a haber mucho.

 

Para evitar la pérdida de valor de lo que realmente son los derechos humanos, básicos e inherentes a la persona, es necesario eliminar del sistema político todo aquel instrumento de propaganda ideológica y proteger a estas vigas fundamentales del oxidante populismo.

 

Aquella salida en prensa del INDDHH no fue más que una bajada de línea por parte del socialismo que cree que la propagación de su agenda política es responsabilidad de los medios estatales. Con la excusa de la “pluralidad de opiniones” esta institución está dispuesta a brindarle una cadena nacional a una central sindical, de gestión privada, que carece de personería jurídica y que no tiene transparencia en sus cuentas internas.

 

Que el Presidente sea exhortado a rever su decisión legítima del uso de los medios de comunicación del gobierno, es un tirón más en la lucha de clases que el Frente Amplio tanto necesita para mantener su ideología relevante en el siglo XXI.

 

El escudo de los derechos humanos, creado para defender a los más débiles contra la ley de la selva, se convierte en una espada de hipocresía blandida por los socialistas para amputar los principios más básicos de la vida en sociedad.

 

 

* * * * *

 

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen al autor del artículo y no necesariamente son las de la Fundación Rioplatense de Estudios.

 

COMPARTIR

11172024_5a25237b0c97c1004x565.jpg

NOTICIAS RELACIONADAS

03141908_bidne.png

20 de Enero 2021

Opinión

Joe Biden y el Estados Unidos que se viene

10142200_Marcha-LGBT-2018-CDMX.jpg

28 de Agosto 2020

Opinión

Militancia Performativa de Consumo Masivo II: el dilema de las dos facultades

10142125_Merkel-fotoartculo.jpg

16 de Julio 2020

Opinión

Liderazgo sólido en tiempos de pandemia: Angela Merkel

10142138_taxsinmarca.png

13 de Julio 2020

Opinión

La tentación de confiscar riqueza

10142153_marcha-lgbt-y-los-festejos-del-tri.jpg

25 de Abril 2020

Opinión

Militancia performativa de consumo masivo

10142121_52884725303.jpg

18 de Abril 2020

Opinión

Coronavirus y solidaridad espontánea

10181737_people.jpg

05 de Agosto 2019

Opinión

El cambio cultural y político que reclama el presente

"El avance y la difusión del conocimiento son los únicos guardianes de la verdadera libertad"

James Madison

diseño y desarrollo: Creatica