23 de Mayo 2020 Internacionales y politica
Repúblicas bananeras en pandemia

José Ponte Rangel | Buenos Aires, Argentina

 

 

Un líder político presentándose como un superhéroe o un mesías salvador es una imagen patética, que ofende no solo a la teoría política, sino también a la racionalidad del ser humano. Frente a la situación mundial con relación al COVID 19, que todavía no se tiene muy claro cómo surgió, vuelve a ser notoria la carencia de liderazgo político responsable en América Latina, a diferencia de otras regiones del mundo. Vemos cómo aparecen estos líderes populistas ofreciéndose como salvadores, con el Estado todopoderoso como herramienta principal. “Sin mí, se mueren” es el planteo que nos hacen con sus discursos y políticas públicas. Y están convencidos de que los ciudadanos debemos agradecerles por eso. Un agradecimiento que debería durar el resto de nuestras vidas, o al menos el resto de las elecciones que participemos. La expresión “república bananera” sigue sirviendo de referencia para la mayoría de los países de Latinoamérica.

 

Como si de la alegoría de la caverna de Platón se tratase, la mayoría de los líderes latinoamericanos nos muestra que todo es caos e incertidumbre; que sin ellos todo sería catástrofe y muerte. Sin embargo, no nos dicen toda la verdad. Mientras escuchamos esto, basta con mirar países como Corea del Sur, Alemania, Nueva Zelanda, Australia, República Checa o incluso Uruguay, que siempre se presenta como la excepción a la regla latinoamericana, y vemos líderes políticos responsables y sensatos, que hablan con claridad, sin plantear épicas heroicas alrededor de la pandemia. Estos son los países que hoy tienen resultados relativamente exitosos en la contención del virus.

 

Ahora bien, el problema no pasa por los discursos mesiánicos e irresponsables (lo cual no significa que no sean repudiables). Si nos enfocamos en el accionar de estos gobiernos populistas, encontramos improvisación, represión y concentración de poder. La pandemia ha servido como excusa para que algunos presidentes se crean más importantes que el sistema de pesos y contra pesos, llevándose puesto el diseño institucional del país; para que otros se crean eruditos y con todas las respuestas necesarias para paliar la situación; y para que unos últimos simplemente reafirmen su carácter totalitario. Todo esto bajo el pretexto cada vez menos creíble de actuar por el bien de toda la ciudadanía.

 

La tentación autocrática es visible en Argentina, donde el Poder Ejecutivo ha actuado durante varias semanas sin que el Congreso pueda sesionar y con la Justicia de feria, es decir, sin el control que deberían ejercer los otros dos poderes, característico de toda república sana. Los Decretos de Necesidad de Urgencia (DNU) se han vuelto moneda corriente y no se sabe hasta cuándo el presidente Fernández seguirá usando estos súper poderes. En uno de estos últimos decretos, el Poder Ejecutivo se atribuyó a sí mismo la potestad de manejar el presupuesto nacional según lo considere. Mientras tanto, la economía está paralizada, los índices empeoran mensualmente y ayer el país volvió a entrar en default. A todo esto, los ciudadanos sufren la imposición de una cuarenta muy rigurosa -para algunos; para los amigos del poder es más flexible- que se extiende indefinidamente. Es como si Fernández, sin la cuarentena, fuera el rey desnudo.

 

En Perú, al igual que en Argentina, el gobierno impuso una cuarentena total. Sin embargo, en este caso la misma fue desobedecida por miles de personas obligadas a salir de sus casas para trabajar y ganar el pan de cada día. Mucha de esta gente ha sido detenida por la policía y en muchas ocasiones castigadas con maltratos físicos. Todo esto con aval del Estado, que se supone debe garantizar los derechos de los ciudadanos. El caso opuesto es el de Brasil, donde el presidente Jair Bolsonaro ha optado por desconocer el riesgo que representa el virus. Esta actitud recuerda a Inglaterra durante las primeras semanas en que la pandemia azotó Europa, aunque finalmente el Primer Ministro Boris Johnson decidió dar marcha atrás y optar por la reclusión social. Este no parece ser el caso del mandatario brasileño, que continúa firme con su posición -irresponsable- de no tomar precauciones desde el Estado Federal y confrontando con quien opine de otra manera.

 

En Venezuela, donde gobierna una dictadura socialista cívico-militar, se ha incrementado aún más la represión. Han sido perseguidos y castigados quienes han salido de sus casas para trabajar y quienes lo han hecho para protestar por falta de alimentos, pues al margen de la pandemia, los índices de pobreza en Venezuela ascienden al 77% de la población. Este país vive una crisis económica y social, que ya viene de hace años, y ha recrudecido a raíz de la situación sanitaria. Falta de agua, de alimentos, de medicinas y ahora también de combustible, han llevado a las personas a protestar e inclusive saquear supermercados. Para este momento, ya hay un muerto consecuencia de dos disparos en la cabeza por parte de organismos de seguridad del Estado, haciendo evidente que las violaciones a los derechos humanos en Venezuela continúan.

 

En estos ejemplos, los gobernantes no han mostrado un cronograma claro de cómo enfrentar la pandemia ni han presentado un plan a sus ciudadanos. Por ahora, sólo han decidido aplicar una medida -encerrar a la gente y concentrar el poder- que quizás haya funcionado siglos atrás, pero que es ineficiente y contraproducente en la actualidad. A raíz del riesgo sanitario a nivel global, la pandemia del totalitarismo emerge nuevamente en Latinoamérica, donde siempre está latente. Esto sucede principalmente por la poca cultura política de los ciudadanos, quienes con su desinterés permiten que la representación se transforme en delegación. Para los líderes populistas la democracia de origen es tarea de los ciudadanos y lo demás lo manejan ellos según sus planes. Mientras tanto, la situación se presenta de forma totalmente diferente en países de otras regiones, donde vemos cómo de forma exitosa sus líderes políticos han establecido medidas de prevención que no atentan ni contra los derechos individuales de los ciudadanos ni contra el funcionamiento de los poderes del Estado.

 

Una vez más, en Latinoamérica experimentamos improvisación, irresponsabilidad, negligencia y autoritarismo de la mano de muchos líderes que se escudan en la retórica del Estado salvador o paternalista para acumular su poder personal, cuando en la realidad, los presidentes son simplemente administradores circunstanciales. Cuando esto sucede, cuando el diseño institucional es desconocido y la división de poderes es solamente nominal, no podríamos hablar de democracias, sino más bien de Repúblicas Bananeras.

 

 

* * * * *

 

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen al autor del artículo y no necesariamente son las de la Fundación Rioplatense de Estudios.

 

COMPARTIR

11172025_photo-1531266752426-aad472b7bbf4.jpg

NOTICIAS RELACIONADAS

12141909_elecc.png

14 de Diciembre 2020

Internacionales y politica

¿Son legítimas las elecciones en Venezuela?

12031846_ve.png

03 de Diciembre 2020

Internacionales y politica

La dictadura de Maduro: una amenaza regional

12012139_INDEX.png

01 de Diciembre 2020

Internacionales y politica

Índice Internacional de Derechos de Propiedad 2020

10181656_OEA-Venezuela-extrajudiciales1.jpg

15 de Octubre 2020

Internacionales y politica

Argentina y Venezuela: la relación democracia-dictadura

10142127_16012148001292671601215036noticianormal.jpg

17 de Septiembre 2020

Internacionales y politica

Es la cuarentena, no (solo) la pandemia

10142127_agreement.jpg

18 de Agosto 2020

Internacionales y politica

Todos los acuerdos del acuerdo entre Israel y los EAU

10142200_Sin-ttulo-12.jpg

15 de Agosto 2020

Internacionales y politica

Nicolás Maduro continúa violando los Derechos Humanos en Venezuela

10152134_chavez-kirchner-02102018-3690141.jpg

29 de Junio 2020

Internacionales y politica

¿Qué extraña Alberto de Chávez?

10142152_latinoamerica-america-latina-mapa-paises-e1568131580999.jpg

16 de Marzo 2020

Internacionales y politica

Panorama 2020: Latinoamérica

10211905_bandera-venezuela.jpg

14 de Septiembre 2019

Internacionales y politica

¡Frontera cerrada!

10181740_elecciones-urna-votocrop1562070050852.jpg554688468.jpg

30 de Agosto 2019

Internacionales y politica

El inesperado valor de las P.A.S.O.

10211957_RTX4GAFYVenezuela01.jpg

17 de Mayo 2019

Internacionales y politica

Rehenes

10212013_prosur-fuera-reuters1.jpg

29 de Marzo 2019

Internacionales y politica

Un nuevo intento: Prosur

10212020_images1.jpg

10 de Marzo 2019

Internacionales y politica

Venezuela: la conspiración como justificación a todo

11081957_155051306992961.jpg

04 de Agosto 2018

Internacionales y politica

Las mantas ayudan, pero no son suficientes

"El avance y la difusión del conocimiento son los únicos guardianes de la verdadera libertad"

James Madison

diseño y desarrollo: Creatica