26 de Marzo 2021 Derecho
Sobre aborto y libertarianismo

Mathías González Pérez | Montevideo, Uruguay

 

Hace algunas semanas, tuvo lugar un debate sobre la despenalización del aborto y la posible conjugación de dicha política con los postulados básicos del movimiento libertario. El mismo, fue protagonizado por dos sujetos que pueden considerarse referentes de las ideas de la libertad en América del Sur: por un lado, el argentino Agustín Laje, militando por la incompatibilidad de las ideas libertarias con la despenalización del aborto; y en la vereda de enfrente, la guatemalteca Gloria Álvarez.

 

Poco sentido tiene entrar en la discusión sobre quién ganó el debate, ya que tal determinación está siempre informada por apreciaciones muy personales y subjetivas; aunque -y es de justicia decirlo-, por las repercusiones en simultáneo y posteriores a la contienda en las redes sociales, una abrumadora mayoría de los espectadores percibió que la argumentación de Agustín Laje fue muy superior a la de su contrincante.

 

Pero creo que, si en algo podemos acordar todos los que seguimos el debate, es en que nos hubiese gustado que la discusión estuviese más focalizada en las ideas fundamentales del movimiento libertario. Desde estás líneas, intentaré aportar algunos elementos más a la discusión, y explicar por qué, a mi juicio, la despenalización del aborto es una política incompatible con las ideas de la libertad.

 

(i) El aborto provocado constituye una violación flagrante al principio de no agresión. Este fue el principal argumento esgrimido por Agustín Laje. Si partimos de la base de que el libertarianismo condena la agresión gratuita, no defensiva, contra terceras personas, la única manera de no aplicar este principio al embrión humano, es no considerándolo persona, lo que se contradice con el estado actual de la ciencia. En efecto, está más que probado que el mismo tiene veintitrés pares de cromosomas en cada célula (¿qué sería, si no un humano?) desde el momento mismo de la concepción; tiene un código genético singular, único e irrepetible, distinto al de su padre y al de su madre. En definitiva, es un individuo.

 

(ii) El aborto provocado implica una violación a la tríada de derechos fundamentales: vida, libertad y propiedad. Nuevamente, si se parte de considerar, junto con la ciencia, al embrión humano como un ser humano, al abortar se violan los tres derechos fundamentales de otra persona: su vida, a la que se le pone fin; su libertad, puesto que el feto no puede morir, y lógicamente no podrá ejercer su libertad un individuo que pierde la vida; y también su propiedad, sobre su propio cuerpo, y sobre distintos bienes materiales que no podrá tener porque habrá muerto antes de nacer.

 

(iii) El aborto provocado supone, en la mayoría de los casos, un desconocimiento al principio de responsabilidad. Libertad y responsabilidad conforman un binomio indisoluble. En la inmensa mayoría de los casos, los llamados “embarazos no deseados”, son producto de la conducta consensuada de dos adultos, que, en ejercicio de su libertad individual, deciden mantener relaciones sexuales. En tales casos, el aborto constituye una forma de “desligarse” de la responsabilidad que traen consigue las decisiones de uno mismo, nada más ni nada menos, que cargándose la vida de un ser humano inocente.

 

(iv) En los hechos, la despenalización del aborto viene siempre acompañada de su categorización como "acto médico", incluído dentro del catálogo de prestaciones ofrecidas por los servicios de salud pública. De esta manera, todos los contribuyentes, incluidos aquellos que son contrarios a la práctica del aborto -por fundamentos éticos, filosóficos o religiosos-, son obligados a contribuir con la misma a través de sus tributos.

 

Por esta y otras razones -que lamentablemente quedaron por fuera del debate al que hiciéramos referencia-, entiendo que la despenalización del aborto resulta incompatible con los principios e ideas del libertarianismo. Aunque estoy abierto a que alguien me convenza de lo contrario. Con argumentos; no con falacias.

 

*****

 

*Las ideas aquí expresadas pertenecen al autor del artículo y no necesariamente son las de la Fundación FREE.

 

COMPARTIR

03251933_FORMATOFOTOWEB.png

NOTICIAS RELACIONADAS

08021237_Formatofotoweb.png

02 de Agosto 2021

Derecho

LUC: dinámica, fundada y urgente

07011705_Formatofotoweb.png

02 de Julio 2021

Derecho

Desafíos del sistema previsional en Uruguay

11201450_mercado.png

20 de Noviembre 2020

Derecho

El mercado laboral en Uruguay

10142159_Parlamento-Uruguay-e1.jpg

25 de Junio 2020

Derecho

¿Laissez faire o intervencionismo?

10142156_descarga1.png

08 de Junio 2020

Derecho

Una piedra en el zapato de la izquierda feminista

10142153_images.jpg

20 de Mayo 2020

Derecho

Sobre los delitos y la importancia de lo simbólico

10142123_Dolar.jpg

05 de Mayo 2020

Derecho

Democracia liberal y economía de mercado

10142120_IMG1958.png

01 de Abril 2020

Derecho

Juristas al Parlamento: el retorno de una sana costumbre

10211905_photo-1579758258316-57081bac8ea8.jpg

18 de Septiembre 2019

Derecho

La transparencia y la hipocresía

10181713_l1534235720.jpg

06 de Marzo 2019

Derecho

A más de media década de la legislación de la marihuana legal: resultados y observaciones

"El avance y la difusión del conocimiento son los únicos guardianes de la verdadera libertad"

James Madison

diseño y desarrollo: Creatica